Seleccionar página

¡La brecha digital es el fenómeno que nos pone en marcha y nos hace ser quien somos!

Dicho esto, aclarar, que la Brecha Digital o Brecha Tecnológica no es nada positivo, pero combatirla es lo que nos hace ser quien somos y trabajar para que no afecte a más gente cada día.

En si, la Brecha Digital hace referencia a la desigualdad que existe para acceder a la información, conocimiento y educación mediante nuevas tecnologías. Se refiere también al acceso a los dispositivos y programas (tanto al Hardware como Software). En su origen el término se empleaba para hacer referencia únicamente al acceso a la red, pero con ubicar un punto de conexión no basta y es por eso que el término se sigue empleando para dar notoriedad a una situación de desigualdad que se produce.

La consecuencia de la Brecha Digital es evidente, personas marginadas, apartadas y privadas de acceder a información, beneficios y capacidad de desarrollo a múltiples niveles. Además esta situación, si se analiza con perspectivas de futuro, resulta todavía más preocupante ya que la tendencia a la digitalización y al trabajo interconectado ya es una realidad. Pero está dejando fuera a muchísimas personas y preparando por debajo de lo necesario a muchas otras.

Existe además una asociación entre la calidad y disposición de medios digitales y status social. Vemos como se genera una relación con la tecnología que nos preocupa, más que verla como un elemento facilitador para la vida humana, resulta un elemento de consumo que nos posiciona socialmente y no responde, en la mayoría de las ocasiones, a las necesidades reales que tenemos las personas. Esta relación se puede extrapolar fácilmente a la relación que tenemos con nuestro planeta en cuanto a la producción de residuos, la explotación de recursos medioambientales y la explotación humana asociada a la producción de dispositivos tecnológicos.

La Brecha Digital es un concepto complejo de medir, pero resulta posible adaptando herramientas como el Índice de Acceso Digital (IAD) generado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), que mide la Calidad, Infraestructura, Conocimientos, Accesibilidad y Utilización. A fin de cuentas estas herramientas nos sirven para reflexionar sobre el concepto y las vías para combatirlo, no solo a nivel de conectividad si no a nivel de capacitación de las personas. La Brecha Digital no solo hace referencia a la tecnología, a la calidad de la conexión o al número o disposición de dispositivos, hace referencia a las capacidades y motivaciones de las personas para utilizar la tecnología. Socialmente se genera una dicotomía entre analógico y digital, no se contempla el punto medio, la aplicación progresiva o elementos para familiarizarse y beneficiarse.

Hay también detractores de este concepto que defienden que ha sido promovido por grandes compañías que obtienen beneficio a través de la conectividad y la proliferación de dispositivos. Esto es un si pero no, es obvio que las empresas se benefician y desarrollan un modelo de negocio vendiendo dispositivos, nosotros lo hacemos ofreciendo las capacitaciones y formaciones, pero también existen compañías que se dedican a ofrecer productos en código abierto para que las personas puedan desarrollar sus proyectos, aprender y trabajar con la tecnología. Todo depende de la perspectiva con la que se mire. Aquí sería un punto donde Tangencial nos diferenciamos ya que trabajamos con una mirada crítica, persiguiendo la apropiación tecnológica y la accesibilidad.

Debemos apropiarnos de la tecnología, conocer nuestras necesidades y realizar un consumo responsable.

]]>