Seleccionar página

La llegada de la cultura Maker abre una puerta al reciclaje laboral en estos tiempos cambiantes.

El reciclaje laboral o profesional consiste en reorientar la carrera laboral para aumentar las posibilidades de crear o adquirir un empleo. Se redefine teniendo en cuenta los perfiles profesionales a los que se puede aspirar como aquello que es viable en el mundo laboral. En este caso, hacemos referencia a la tecnología y a la emergente fabricación digital, que está adquiriendo un peso importante dentro del mundo laboral. Hoy en día muchas empresas buscan un perfil “Maker”, es decir, una persona que tiene unos conocimientos de tecnología básicos y un nivel de resolución de problemas elevado. En pocas palabras, lo que tradicionalmente se conoce como un “manitas” pero con unos conocimientos de fabricación digital.

Según el VII informe “Mayores de 45 años en el mundo laboral” de la Fundación Adecco, el reciclaje laboral se ha convertido en algo esencial en la carrera profesional, especialmente cuando se trata de personas que superan los 45 años de edad. Esta franja de edad se caracteriza por perder su trabajo de toda la vida en un sector que ya no genera oportunidades y por este motivo, deben actualizar sus competencias y adaptarlas a las nuevas necesidades y a las demandas del mercado.

La realización de encuestas en esta sección de la población, demuestra que un 70% de las personas que consiguen trabajo después de una situación de paro de larga duración, afirma que ha tenido que realizar un reciclaje para optar a un nuevo empleo. Es decir, actualización de conocimientos y aptitudes o reconvertirse profesionalmente en nuevas áreas, que actualmente, tienen una gran demanda.  

Nos centramos en esta franja de edad por dos motivos. El primero, es un grupo de población que sufre una mayor necesidad de reciclaje laboral para actualizar sus conocimientos. El segundo motivo, es una sección de la población donde se puede detectar una mayor brecha tecnológica, es decir, un desconocimiento de muchas herramientas tecnológicas, por no tener la necesidad de utilizarlas o porque la tecnología ha evolucionado muy rápido.

Por este motivo, defendemos la importancia y la necesidad de realizar un reciclaje laboral enfocado a la tecnología y la fabricación digital con el objetivo de crear un perfil Maker.

El aprendizaje en nuevas tecnologías ayuda a las personas a empoderarse tanto a nivel personal, refuerzan su autoestima a través del empoderamiento de nuevos conocimientos, y  a nivel laboral, su perfil profesional se renueva y las oportunidades laborales aumentan.

En Tangencial apostamos por el reciclaje laboral sin barreras de edad. Es importante que la población que se encuentra inmersa en una brecha tecnológica, por motivos generacionales o por motivos de acceso a esta,  tengan la oportunidad de acceder a formaciones que les permita ponerse al día para facilitar la reinserción laboral de grupos de población en riesgo.

La cultura Maker y la creación de makerspaces facilita la accesibilidad a esta tecnología para grupos de población en riesgo. Estos espacios permiten el libre acceso y el contacto directo con la nueva maquinaria emergente. Por otro lado, la cultura Maker fomenta y promueve la filosofia Do IT Yourself (hazlo tu mismo) que ayuda a que las personas emprendan proyectos y aprendan de una forma más autónoma y adaptada a sus necesidades y por otro parte el Do It With Others, que fomenta la creación de grupos con diferentes conocimientos donde se intercambian conocimientos a través de proyectos y donde todo el mundo aprende. Es decir, la creación de estos espacios y la adopción de esta nueva cultura, enriquece el tejido urbano, laboral y ciudadano.

]]>