Seleccionar página

​Es habitual que lleguen consultas sobre que modelo de impresora 3D recomendamos desde Tangencial y os tenemos que confesar que… ¡No existe un modelo para todo el mundo! Parece obvio pero es una realidad, no hay un modelo en concreto que se adapte perfectamente a las necesidades de cada persona, centro o entidad. Hay que realizar un análisis detallado de para que se quiere la impresora, que usos se le plantea y hacer previsión de para que se va a querer utilizar. 

De lo contrario nos encontraremos ante una máquina que no sabremos aprovechar o dicho de otra forma, dinero tirado a la basura.

Existen muchas variables, el presupuesto disponible es obviamente determinante pero también dependerá de los materiales que queramos imprimir, si valoramos hacer el montaje nosotros o bien la queremos montada. Si buscamos un servicio postventa u otro, etc.

Lo mejor es hacer un listado e investigar un poco en los modelos disponibles y para que la vamos a utilizar. No es lo mismo un particular que la quiere para experimentar y hacer piezas a nivel doméstico, que un particular que plantee dar un uso profesional y necesite una máquina muy versátil y fiable, con un nivel de definición concreto.

Recomendamos no lanzarse a la piscina, tener la cabeza fría y analizar bien las ofertas que llegan, los usos y la fiabilidad de la máquina. A nivel de materiales y consumibles la mayoría de máquinas pueden imprimir con los básicos pero para materiales más complicados como ABS que requieren cama caliente tendremos que buscar que la tenga o no y a poder ser una estructura que aísle del exterior para conseguir mantener la temperatura y contener los gases que se generan.

Es cierto que tenemos algunos modelos por los que tenemos especial predilección, por la calidad y los servicios que ofrecen pero ¡Os invitamos a explorar en el mar de modelos que existen!

Si tenéis dudas nos podéis contactar, estaremos encantados en ayudar.

]]>