Seleccionar página

Mantener cierta coherencia cuando se está aprendiendo a diseñar en 3D resulta necesario, pese a que muchas veces pensemos en que las herramientas con las que estamos aprendiendo son muy limitadas y queremos ir a más,  si no mantenemos lo que se conoce como una curva de aprendizaje medianamente coherente, nos frustraremos y abandonaremos los proyectos sin acabarlos.

En Tangencial apostamos por mantener una curva progresiva empezando por programas sencillos y que no requieren una gran inversión de tiempo ni en material para los usuarios, y poco a poco, aumentar el nivel.

Planteamos empezar con Tinkercad, un programa que se ejecuta directamente en su web, no requiere descargar nada ni un ordenador muy potente para hacerlo funcionar correctamente. Se requiere identificarse en su web y a partir de ahí se pueden realizar los tutoriales de los que dispone o bien empezar a diseñar en 3D sin más.  El único requisito indispensable es una conexión a Internet estable para poder trabajar con tranquilidad, los diseños se van guardando y cuando volvamos a iniciar sesión aunque sea en otro ordenador, podremos continuar trabajando.

Para continuar en la misma lógica, podemos recomendar software como SketchUp , un programa empleado en arquitectura, que requiere descarga y un nivel superior de aprendizaje. Permite, de forma gratuita, ejecutar muchas de sus funciones y trabajar de una forma más profesionalizada. También dispone de versión de pago con mayores opciones de trabajo. 

Podríamos culminar en cierto modo nuestra curva de aprendizaje con Blender, un software open source y gratuito con muchísimas opciones con el que se pueden desarrollar diseños 3D de lo más profesionalizados y complejos. Requiere de un proceso de aprendizaje mayor pero sus opciones realmente resultan sorprendentes. 

¡Esperamos que os sirva de orientación!

]]>